Free to spend our whole lives running.

He cargado mi mayor ataque, mi mejor discurso y mi mejor apariencia. Para nada. Nada puede contigo. Me he convencido, lo prometo. Me he prometido a mi misma que no iba a permitirlo. No te iba a dejar entrar donde no quisiera. No te iba a dejar llegar donde tú te habías convencido. Pero no puedo. Y en el fondo esta autotortura está empezando a encantarme. Ironía en tazas grandes de desayuno, sí, eso es lo mío. Pero cuando me levanto y sigues dando vueltas por la casa. Porque eres tú y soy yo. O no somos ninguno, quién sabe. Pero no puedo evitarlo.

Abrázame. Tócame. Como si no hubiera mañana. Como si más allá de tus cuatro paredes no hubiera nada. Como si estuviéramos solos en el mundo. Baila conmigo. ¿Otro cigarro? Bésame. Húndete. Agárrame. Da una vuelta, vuelve a mirarme así y derrumba todas mis defensas. No hay límites. No hay nada. Hace mucho que mi dignidad quedó a la altura de mis zapatos y no quiero volver a recuperarla. Ven, llévame a la cama. Ven. Dame un beso. Ven, hagamos a todo el mundo nuestro.

The death of you and me,'cause I can feel the storm clouds sucking up my soul.